Casi nueve de cada diez pacientes que han sufrido un ictus no conocían el protocolo de actuación

16-10-2020

▪ Con la pandemia del Covid-19, el miedo a acudir al hospital ha contribuido al retraso en el diagnóstico de las enfermedades del sistema circulatorio ▪ Experta propone implementar el rol de una enfermera de práctica avanzada en ictus en los hospitales para realizar el seguimiento de estos pacientes y los acompañe en todo el proceso de la enfermedad

¿Qué hacer si sufro un ictus? Casi nueve de cada diez pacientes que lo han sufrido no conocían el protocolo de actuación y más de la mitad no había recibido ninguna información previa acerca de esta enfermedad. Esta es una de las conclusiones que aporta el proyecto #ABLAMOS, una encuesta a nivel nacional puesta en marcha por la Sociedad Española de Enfermería Neurológica (SEDENE) y la Federación Española de Ictus (FEI). Para llevar a cabo este estudio, un total de 849 pacientes han respondido un cuestionario entre los meses de mayo y noviembre de 2019. La finalidad era entender cómo se enfrentan a esta enfermedad tanto los pacientes que la sufren como sus cuidadores, su conocimiento sobre el ictus y las preocupaciones e incertidumbres que acusan desde la fase aguda hasta el regreso al domicilio y posterior convivencia.

Sus conclusiones permitirán avanzar hacia unos mejores resultados en salud a través de un mayor conocimiento de su situación, y permitirán poner en marcha iniciativas que den solución a estas necesidades no cubiertas. En los últimos años se han logrado grandes avances que han permitido mejorar el pronóstico funcional de los pacientes bajo la premisa fundamental de que el control de factores de riesgo y una actuación en las primeras horas tras el ictus son de vital importancia tanto para minimizar su incidencia como su impacto negativo sobre la calidad de vida posterior del paciente.

Sin embargo, a pesar de la realización de numerosas campañas de concienciación, los datos revelan que un 12 por ciento de pacientes esperaron más de cuatro horas para buscar atención médica. Además, un 54 por ciento de los participantes no había recibido ninguna información previa acerca de esta enfermedad antes del ictus, solo un 22 por ciento sabía reconocer sus síntomas y apenas un 12 por ciento sabían cómo proceder ante un episodio de este tipo.

"Pese a las distintas campañas de educación sanitaria, el ictus sigue siendo bastante desconocido para la población, no reconocen adecuadamente sus síntomas y la necesidad de atención urgente. Es necesario buscar nuevas formas de hacer llegar esta información, desde las escuelas y las universidades, las empresas, los centros de salud o los medios de comunicación", explica la coordinadora de investigación en ictus del Hospital Vall d'Hebron y del Grupo de Estudio Neurovascular de la SEDENE Sociedad Española de Enfermería Neurológica (GENSEDENE), Estela Sanjuan, en declaraciones recogidas por Europa Press.

Según datos proporcionados por la Sociedad Española de Neurología (SEN), en nuestro país actualmente unas 350.000 personas que han padecido un ictus presentan alguna limitación en su capacidad funcional como consecuencia de este. Si se comparan sus secuelas con las de otras enfermedades crónicas, las personas que han padecido un ictus tienen una peor percepción de su estado de salud, presentan un mayor riesgo de problemas mentales y se ven más afectados en las distintas dimensiones de la calidad de vida, especialmente en aquellas referentes a la movilidad, la realización de actividades cotidianas y en la sensación de dolor o malestar.

Por otra parte, un 71 por ciento de los participantes en la encuesta #ABLAMOS indicó que su estado de salud después del ictus es regular, malo o muy malo, destacando entre los aspectos en los que mostraron una mayor limitación la práctica de actividad física y deporte, la capacidad de trabajar o estudiar y para mantener el cuidado personal. En este sentido, las necesidades de cuidados posteriores al ictus como adaptaciones en el hogar (42% de los encuestados), ingreso en residencias y centros de día (11%) o rehabilitación a nivel físico y neurológico (52%) conlleva unos costes importantes asociados tanto para el paciente como para el sistema sanitario.

El tratamiento del ictus en tiempos de pandemia

El Covid-19 se ha convertido en la prioridad en los centros de atención sanitaria, hecho que ha obligado a reorganizar los servicios asistenciales de forma acelerada, planteando la necesidad de involucrar en mayor medida a los profesionales de Atención Primaria en el seguimiento de los pacientes con alteraciones cerebrovasculares.

Pese a que en todo momento se ha mantenido la atención a los pacientes mediante la creación de circuitos de atención segura en los hospitales, se ha observado un descenso de ingresos por ictus. "El miedo a acudir al hospital ha contribuido al retraso en el diagnóstico de las enfermedades del sistema circulatorio, donde se calcula un descenso del 35-40 por ciento", explica Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española del Ictus (FEI). Ante la menor sospecha o duda, la recomendación es contactar rápidamente con el servicio de emergencias 112 para poder ganarle la batalla al ictus desde el primer minuto.

Sobre la coordinación entre los profesionales sanitarios implicados en el cuidado y rehabilitación de los pacientes, Sanjuan propone implementar el rol de una enfermera de práctica avanzada en ictus en todos los hospitales, que realice el seguimiento de estos pacientes y los acompañe en todo el proceso de la enfermedad.

Facebook Twitter Gmail Mas
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.