La complicidad madre-matrona: parto inesperado en un centro de salud de Málaga

14-09-2020

▪ Una mujer malagueña de 25 años da a luz a su primer hijo, sin tiempo de llegar al hospital ▪ El Colegio de Enfermería de Málaga tiene al servicio de las embarazadas el ‘Canal Matrona’

Con todos los focos mediáticos puestos en la pandemia, la vida se abre paso, pese al Covid-19. El centro de salud de la barriada malagueña de El Cónsul, en el distrito Teatinos-Universidad, acogió este 9 de septiembre un parto inesperado, que pone de manifiesto la complicidad existente entre madre y matrona. Iker es el protagonista de esta historia, el niño que nació, casi sin avisar y contra todo pronóstico, en su centro de salud, atendido por su matrona, Alicia Pérez; el enfermero Raúl Arenas y otros sanitarios del ambulatorio.

A primera hora de la mañana, la madre de Iker, Yaiza, acudió al Materno por unas leves molestias. Se trata de una madre primeriza, que no presentaba síntomas de parto. Como determina el protocolo en estos casos, se le envió a casa a espera de noticias. Una vez en el domicilio, aunque sin dolores, Yaiza seguía sintiendo cosas desconocidas y algo de malestar. Llamó a su matrona y le invitó a pasar por la consulta. “Cuando llegó estaba casi totalmente dilatada, no daba tiempo de trasladarla al Materno. Podríamos haber llegado al Clínico, pero el área de Maternidad se cerró por la pandemia para convertirse en una UCI para tratar tema de coronavirus; ahora todo se centraliza en el Materno y estaba demasiado lejos”, explica Pérez, matrona en el centro de salud de El Cónsul. Sanitarios del ambulatorio habilitaron un paritorio improvisado y en pocos minutos llegó al mundo Iker, que nació con unos 3’5 kilos y en perfecto estado de salud. Una ambulancia del 061 se trasladó por si era necesario realizar un traslado de urgencia, pero no tuvo que intervenir.

“Al lado de Alicia todo ha sido mucho más fácil; es una gran profesional y sin ella yo no hubiese sido capaz”, explica Yaiza a las cámaras de Andalucía Directo, que compartieron esta historia humana por televisión. Este relato deja patente la importancia de los vínculos madre-matrona, tan complejos en estos tiempos de pandemia; más allá del servicio que prestan. Desde el mes de marzo, están suspendidos todos los encuentros grupales en centros de salud y se evitan los contactos físicos para minimizar riesgo de contagios. Por ello, la atención y formación a embarazadas queda a merced de la proactividad y predisposición de las matronas, que en la mayoría de los casos agudizan su ingenio para paliar la falta de los famosos cursos de preparación al parto.

El Colegio de Enfermería de Málaga tiene al servicio de embarazadas el ‘Canal Matrona TV’, creado precisamente al hilo de la pandemia para paliar estas deficiencias. En el caso de Alicia, manda sus propios vídeos a las embarazadas de su cupo. “Durante el confinamiento, por las mañanas venía a trabajar y las tardes las pasaba grabando vídeos en casa. También habilitamos un teléfono directo para que las embarazas se sintieran atendidas”, explica la matrona, sabedora de la intranquilidad que sienten muchas mujeres, especialmente ante su primer parto y conforme se aproxima el momento de dar a luz.

La pandemia ha agravado el problema de saturación que padecen los distintos centros sanitarios. En el caso de los centros de salud, las matronas han asumido nuevas competencias, que anteriormente recaían en otros sanitarios. En su mayoría, ahora llevan el peso principal del control de los embarazos.

 

 

Facebook Twitter Gmail Mas
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.