"EN LOS PRÓXIMOS 30 AÑOS, LAS PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS REPRESENTARÁN MÁS DEL 30% DEL TOTAL DE LA POBLACIÓN"

27-11-2019

El Colegiado Gonzalo Aranda analiza los retos que se plantean en la sanidad debido al envejecimiento poblacional

El pasado 14 de noviembre el  colegiado Gonzalo Aranda Pérez, presentó y moderó la mesa el workshop: “El fenómeno del envejecimiento demográfico y sus efectos en relación con diferentes sectores”, organizado por la UMA en colaboración con empresas del sector sanitario.

La conclusión de todas las ponencias presentadas fue la misma: en el año 2050 tendremos un 42% de la población envejecida y hay que empezar a pensar en hacer algo.

 

-    ¿Qué retos plantea esta perspectiva desde el punto de vista de la enfermería?

Para el conjunto del sistema sanitario y social, el envejecimiento de la población es un fenómeno positivo que requiere de políticas, financiación y medidas específicas. Sin duda, esta situación nos lleva a retos y problemas que sin embargo, para los profesionales de la enfermería, suponen una oportunidad.

Por lo tanto el reto es evidente. La sociedad tiene necesidad, -extrema- de que un activo de alto valor social y alto coste formativo -profesionales de enfermería- avancen en satisfacer una necesidad colectiva en relación con un problema, al que nunca antes en la historia se había enfrentado el ser humano: el masivo envejecimiento de la población con múltiples enfermedades crónicas asociadas.

  

-  Bajo su punto de vista ¿cree que las instituciones están preparadas para afrontar este proceso?

Esta respuesta requiere de un análisis previo de situación. Actualmente (INE 2018), en España la población con más de 65 años supone alrededor del 19% del total de población; son casi 9 millones de personas de las que aproximadamente un 30% son octogenarias. En los próximos 30 años, las personas mayores de 65 años representarán más del 30% del total de población y los octogenarios serán más de cuatro millones.

El incremento de la esperanza de vida se debe -entre otros- a la mejora en la calidad de vida, al desarrollo económico- social…y también, a los avances en los cuidados sanitarios que se han producido en las últimas décadas.

En este sentido, todas las agencias, instituciones internacionales, nacionales y servicios públicos conocen esta situación y vienen avisando de que viene el diluvio,pero pocas se han puesto a construir el arca. 

Entrando ya en la pregunta, tengo que decir que no se toman decisiones. ¿Debido a que…?

Pues probablemente a restricciones de todo tipo: desde corporativas, financieras y evidencia limitada, hasta adversión al riesgo e incertidumbres sobre las transformaciones en salud.

Es quizás por éstas razones por lo que -por ahora- la atención para una sociedad que envejece no se vea nítidamente reflejada en las políticas.

 

-  ¿Qué podría aportar la enfermería en este sentido?

La contribución de los profesionales de enfermería al reto del envejecimiento poblacional  relativamente es fácil de identificar, y también de priorizar, por parte de los agentes decisores.

Es evidente que en la población de los países desarrollados, enfermedades crónicas, comorbilidad y dependencia llevan años aumentando en incidencia y prevalencia. Por otro lado, y de no cambiar muchos las cosas en las universidades, -en estos momentos- el grupo profesional con los conocimientos, habilidades y actitudes pertinentes y asertivas, para hacer frente a los problemas y necesidades (cuidados, autocuidados y autogestión de la enfermedad), es la Enfermería.

Por lo tanto, es necesario plantearse, a corto plazo, un reenfoque sistémico de los servicios de salud. Así resulta sugerente al menos, explorar soluciones organizativas y de todo tipo, en los territorios de conocimientos que manejan los profesionales de los cuidados. Esto es una oportunidad para abordar los problemas de sostenibilidad del sistema y hacer frente a la demanda de pacientes en situación de cronicidad, dependencia y fragilidad.

 

- ¿Este envejecimiento poblacional irá ligado a un aumento de la soledad? ¿En qué sentido se puede trabajar desde la profesión para paliar este tipo de situaciones? ¿se está trabajando en ello?

Sin duda, la soledad irá en aumento en los próximos años, tal como señalan a nivel internacional múltiples informes de la OMS, UE…,  y ya mas a nivel nacional un informe de la Fundación FUNCAS “Soledad, discapacidad y mercado de trabajo, recientemente publicado.

En esa investigación, se indica que la soledad es problema mucho mas cercano de lo que pensábamos. Es precisamente en el sureste de Europa (Grecia, Italia, Francia y España), donde la soledad es más frecuente e intensa que en los países del norte de Europa (Dinamarca, Suecia). Me sorprende este fenómeno, por lo que hemos de repensar el impacto que modelos de sistemas impersonales y socializados puedan tener y mirar más la satisfacción de las personas con la red social, según sus autores.

El rol de la enfermería en paliar la soledad casi siempre unida a problemas de salud es clave. Los enfermeros, por su situación, pueden avanzar en este espacio e intervenir para evitar los problemas de salud y bienestar que conlleva la soledad.

No dispongo de muchas alternativas sobre este asunto. Sin embargo, considero que información, formación y preparación son dimensiones que van de la mano de la enfermería, para proyectar sobre las personas mayores mejorar -no solo la soledad y la salud- sino también su participación en la sociedad. 

 

- El año 2020 será el año de la enfermería, se podría tomar este año como una oportunidad para visibilizar el trabajo que queda por hacer en cuestión del envejecimiento poblacional y el papel que enfermeros y enfermeras deben tomar en él?

El papel de lo que podemos hacer, te lo voy a responder evocando un cuadro de El Bosco: “EL JARDÍN DE LAS DELICIAS”, panel derecho. Cada vez más, se dan las condiciones de lo que podríamos denominar como “Tormenta Perfecta”: envejecimiento demográfico; creciente y sostenida demanda de cuidados (de todo tipo); fuerte y por ahora creciente déficit de profesionales médicos; progresiva disposición -y por otro lado demanda- de tecnologías para cuidados y servicios de salud ubicuos; nuevos y costosos procedimientos diagnósticos y terapéuticos; crisis fiscal de los estados para mantener el estado del bienestar (tal como ahora lo entendemos); problemas de legitimidad social. ¿Alguien da más?

 

Facebook Twitter Gmail Mas
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.