“LOS ENFERMEROS SOMOS DE LOS PROFESIONALES MÁS COMPLETOS QUE HAY PARA LOS PROYECTOS DE COOPERACIÓN”

29-08-2019

Hablamos con nuestra compañera Ana Carmen Martín, homenajeada el Día del Colegiado por su labor en proyectos humanitarios, sobre su experiencia en terreno

¿Qué te llevó a participar en un proyecto humanitario?

 

Ser consciente de la situación de desamparo en la que se encuentran muchas personas en diferentes partes del mundo, azotadas por guerras, pobreza, persecución y violencia continuas sin tener gobiernos capaces de darles una solución efectiva me hizo plantearme muchas cosas. Por un lado me sentí tremendamente afortunada de haber nacido en un país libre de guerras, con un sistema nacional de salud y educación que me han permitido desarrollarme de una manera libre y sana; por otro lado, pensar que muchos de los problemas generados en los países en vía de desarrollo, están provocados por la manera de producir y consumir que tenemos en los países desarrollados, sin tomar conciencia ni responsabilidades del daño que provocamos. Y todo ello me llevó a querer aportar mi granito de arena en mi vida diaria intentando ser más consciente a la hora de consumir, de informarme de lo que ocurre en el mundo, de ayudar a nivel local colaborando con asociaciones y finalmente decidí ir a ayudar directamente allí donde es más necesaria la mano humana para hacer sentir a la gente que más lo necesite que estamos aquí y que no los olvidamos.

 

¿Por qué te decidiste por el Proyecto de reconcialiación con el agua?

 

Cuando decidí ir de ayuda humanitaria, eran varios los destinos que me plantee, tanto en países en vías de desarrollo como en  países desarrollados que prestan ayuda a refugiados. Por un lado, había muchas organizaciones que ofrecían voluntariados por lo cuales tenías que pagar una suma de dinero bastante elevada y no definían un proyecto concreto de ayuda con funciones concretas. Tras mucho investigar y hablar con una compañera y amiga del hospital, con una gran trayectoria en proyectos de cooperación, María Ángeles Cobos, mi mentora y madrina en proyectos de cooperación, me habló del proyecto agua, y me pareció un proyecto precioso y del que quería formar parte, por lo que decidí ponerme en contacto con la ONG PROEMAID y tras explicarme en que consistía el proyecto, cuales eran mis funciones y la finalidad del mismo, no dude en inscribirme para participar, además, no soy una persona demasiado valiente, y el hecho de estar dentro de Europa me tranquilizaba bastante al ser la primera vez que realizaba un voluntariado fuera del pais. También factores determinantes que me ayudaron a decidirme fueron la duración del mismo, ya que como muchos compañeros de profesión, vivo de contratos temporales sin muchas opciones de permisos y vacaciones en aquel momento.

 

¿Qué aprendiste durante ese periodo?

 

Aprendí que vivimos con muchos prejuicios, que ante el drama tan grande que viven los refugiados, ves lo peor de de la humanidad cuando escuchas sus historias, la situaciones de las que huyen y lo q pasan hasta llegar a Europa, ves sus cicatrices, ves la impasibilidad  de gran parte de la sociedad ante tanto dolor y por otro lado ves lo mejor de la humanidad, tanto entre los refugiados que te ofrecen lo mejor de sí porque si, como entre voluntarios y ciudadanos que se entregan en cuerpo y alma a ayudar a estas personas. He aprendido que vivimos en un mundo donde hay gente poderosa que saca beneficios de las desgracias ajenas. He aprendido que hay que ayudar, cada uno en la medida que pueda y donde pueda, no hace falta salir del país para que tu ayuda sea efectiva y necesaria. He aprendido que es posible convivir y trabajar con personas que culturalmente han crecido en lugares opuestos al tuyo, y esto se convierte en algo realmente interesante y satisfactorio. He aprendido que vivimos con más de lo que necesitamos y valoramos poco lo que tenemos, tanto en las cosas tangibles como en las intangibles.

 

¿Crees que es necesario fomentar la participación de más enfermeros/as en este tipo de proyectos?

 

Creo que es necesario fomentar la participación de los enfermeros y de la ciudadanía en general en todo proyecto cuyo objetivo sea ayudar a las poblaciones más desfavorecidas. Por su puesto, los enfermeros después de nuestra formación y nuestra experiencia laboral, tenemos grandes habilidades para cuidar allá donde nos lo propongamos y nuestras manos siempre serán muy necesarias y útiles en proyectos de cooperación. Como he dicho antes, también hay mucho trabajo que hacer aquí, algo importante es mantenernos siempre bien informados de que pasa en el mundo, a través de fuentes fiables, buscar la manera de ayudar que más se adecue a nuestras circunstancias personales, ya sea aqui o en otros países. Pero pienso que esta inquietud debe nacer de la persona con la intención real de ayudar, ya que la cooperación a veces es complicada; a veces nos hacemos una idea equivocada de los que nos espera en el lugar donde vamos, o alomejor la manera en que queremos ayudar no es lo que necesitan allí, sino que nuestro rol consiste en algo totalmente diferente, y  a veces, queremos abarcar más de lo que concierne al proyecto con el que participamos, algo que puede afectar negativamente al proyecto y a nosotros mismos... Por tanto yo animo a todos aquellos enfermeros con ganas de participar en un proyecto de cooperación, que se informen bien a cerca de la ONG que desarrolla el proyecto, en que consiste el proyecto, cual sería su rol dentro del proyecto y que tengan una mente abierta a cuantos cambios e imprevistos puedan surgir durante el tiempo de cooperación.

 

¿Qué te traes de vuelta como profesional?

 

Me traigo de vuelta que los enfermeros somos de los profesionales más completos que hay para los proyectos de cooperación; las habilidades sociales, la destreza manual en nuestros quehaceres, la capacidad de trabajar en equipo, nuestro instinto cuidador, nuestra capacidad de improvisación ante la falta de recursos o cambios imprevistos en situaciones de salud, nuestra formación en prevención, nuestra empatia y cautela, en definitiva como se suele decir los enfermeros servimos para un roto y para un descosido, nos  hace capaces de adaptarnos a la situaciones hostiles a las que podemos llegar a enfrentarnos en proyectos de cooperación, sacar lo mejor de cada situación y disminuir el impacto de acontecimientos adversos inesperados. En mi opinión, tan importante es tener el mejor expediente de la carrera como saber trabajar dentro de un equipo multidisciplinar, conociendo las fortalezas y debilidades de cada uno de los miembros del equipo así como del conjunto en general, lo que nos va a permitir sacar el mayor partido a la acción que estamos realizando. Por otro lado, he sido consciente de lo afortunados que somos por trabajar en el marcó de un sistema de salud que funciona bastante bien, y que tanto o más importante es la calidad de las medicinas o las infraestructuras del sistema sanitario como la calidad de los profesionales que trabajan en el. Como he dicho anteriormente, en ocasiones infravaloramos lo afortunados que somos al tener un sistema sanitario que tenemos,  tanto a nivel de usuario como de trabajador.

 

¿Tienes pensado volver? ¿Mismo proyecto? ¿Alguno diferente?

 

Pues la verdad esq se que quiero seguir colaborando en labores humanitarias tanto aquí como en países donde mis manos puedan servir de ayuda, pero no tengo claro cuando ni donde lo haré, todo va a depender de que mis condiciones laborales y mis circunstancias personales me lo permitan. Me encantaría volver a Lesbos, me encantaría volver con la ONG PROEMAID al proyecto agua, pero lo que más me gustaría es que esto no fuera necesario porque todas las personas atrapadas en esa Isla hubieran encontrado por fin una solución a su situación, aunque se que ese deseo es bastante utópico, ya que el mundo parece que se aleja cada vez de objetivos que brinden seguridad y salud a todos los seres humanos que lo habitan. También se está desarrollando un proyecto ginecologico en la Isla para mujeres refugiadas en el campo de Moría a cargo de la ONG Rowing together que me parece super interesante y me encantaría conocer desde dentro, ánimo a mis compañer@s enfermer@s y matron@s interesados en realizar un proyecto humanitario que le echen un vistazo, este proyecto está todo el año y para los más activos el proyecto agua en Verano es una pasada.

¿Cómo crees que podemos ayudar desde el Colegio a aquellos enfermeros que se plantean seguir pasos como los tuyos?
 
Creo que desde el colegio se podría crear un apartado o no se como llamarlo, donde haya gente dispuesta a indagar sobre los proyectos de cooperación que se realizan tanto dentro como fuera de España y que busquen enfermeros con ganas de cooperar, investigar los proyectos y el papel de los enfermeros dentro de ellos para certificar su utilidad y darles difusión. También contar con experiencias y testimonios de cooperantes que puedan servir de ayuda a futuros cooperantes e informarles de aspectos básicos como pueda ser la tenencia de un seguro, las vacunas necesarias, la situación actual del lugar de destino... No se, se me ocurre que sería una buena manera de ayudar, en mi caso, el día que decidí hacer cooperación lo que más me costó fue encontrar el proyecto ya que por Internet se ven pseudo proyectos de cooperación, se ha escuchado también alguna vez la existencia de fraudes o incluso loa denominados viajes de 'volunturismo' que en ocasiones poco tienen q ver con un proyecto de cooperación real. Cierto es que según el tipo de voluntariado, en ocasiones te puedes permitir hacer turismo, ya que no estás 24 horas trabajando en el proyecto, peor esto debe ser secundario y no lo que te motive a ir de cooperación.
Facebook Twitter Gmail Mas
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.