“PARA SU ÉPOCA SER MATRONA ERA MUY SACRIFICADO”: LA HISTORIA DE CARMENCITA, LA COMADRONA CON UNA PLAZA EN EL PALO

08-11-2018

Al inicio del pasado verano se estrenaba una plaza en El Palo, en la playa de El Chanquete, con el nombre de “Carmencita, la comadrona” en honor a esta mujer tan popular por su profesión y dedicación en la zona. Ahora entrevistamos a su hija Mª Carmen Caparrós, también enfermera, a la que el Colegio de Enfermería de Málaga ha hecho entrega de un facsímil de la ficha de ingreso de su madre.

 
¿Cómo surge la idea de una plaza para su madre?
El movimiento lo inician mis tíos en el 2016: Luis y Pedro. Ella era una persona que se merecía un reconocimiento público. Mis tíos empezaron a recoger firmas en la zona para hacer la solicitud formal al Ayuntamiento.
 
¿Cómo fue ese acto de inauguración?
Yo al principio estaba un poco nerviosa, pero fue un acto muy cordial, emotivo y humano. Cada uno tuvo la libertad de expresar lo que sentía. A mí no me gusta hablar en público pero cuando me puse, me fluyó con tranquilidad y no me impuso que estuvieran los representantes de las instituciones y autoridades.
 
¿Cree que a su madre le hubiera gustado?
Creo que sí. Alguna vez le dijo a mi tía que ella querría una placa en la puerta de su casa.
 
¿Qué nos pueda contar de ella para los que no la conocieron?
Ella nació el 13 noviembre del 27. Es el día de San Estanislao, así que es un día muy señalado en El Palo. Su padre vivía en las cuatro esquinas y tenía una zapatería. Su madre ejercía de comadrona, sin tener el título, y su tía también, pero con título. Acompañaba a su madre a partos. Hizo los estudios de lo que se llamaba Practicante en el Hospital Civil, y a medida que su madre se hacía mayor iba cogiendo el relevo. Era tan profesional que cuando se daba cuenta que algo no venía bien, se llevaba enseguida a la mujer al hospital; creo que no vió nacer ningún feto muerto. Trabajaba de ATS en una consulta privada y hacía servicios a domicilio. Estuvo hasta los años 70 ejerciendo. Estaba muy orgullosa de las fotos con el doctor Gálvez Ginachero y sus compañeras.
 
¿Y cómo persona, cómo era?
Era muy cariñosa, muy humana pero con un gran carácter. Era una persona que asistía a la gente de forma desinteresada, aunque no tuvieran recursos. Ella con nosotros fue recta, que no dura, pero sí estricta. También tenía un porte de señora impresionante. Tenía elegancia innata, se pusiera lo que se pusiera.
 
¿Recuerda algún consejo que le diera?
Era muy progre para su época. De ella aprendí que una mujer tenía que ser independiente. Se quedó viuda de mi padre al poco tiempo de casarse, y se hizo cargo de mi hermano y de mí, sin ser nuestra madre biológica. Conducía su propio coche, lo que no era muy común en las mujeres de esos años..
 
Y después usted decidió ser enfermera
Yo iba con ella desde niña y por eso quería hacer medicina, pero me aconsejó que empezara por enfermería y una vez comencé a trabajar ya no quise seguir para medicina
 
¿Por qué servicios ha pasado?
Desde el 85 al 89 estuve en el Hospital Civil en maternidad, ginecología y pediatría. En el 89, con el traslado, empecé en maternidad y estuve 5 años de supervisora general en turno de tarde, y cuando dimití me fui a quirófanos de urgencias, donde estuve alrededor 14 años; después me fui a quirófano general de cirugía. También he hecho algunas instrumentaciones en cirugía privada.
 
¿Qué se le ha quedado de la experiencia de su madre?
Para su época ser matrona era muy sacrificado, como practicante, porque había veces en que tenía que poner inyecciones cada 4 horas, y se quedaba en la casa de esa persona. De matrona no había horas, y a veces llegaba a casa cansada y al ratillo la volvían avisar para salir.
 
¿Qué es lo que más le gusta de ser enfermera?
El quirófano me gusta mucho. Anteponerme a lo que un cirujano va a necesitar. Me gusta mucho mi profesión, la cirugía general es muy bonita toda, desde arriba hasta abajo. Hay algunos momentos de mucha tensión, pero la mayor parte solventados.
 
Algún consejo para los que empiezan
Que consulten al compañero todo al principio, que no se queden con la duda de llamar y no preguntar, porque luego las consecuencias son para ellos y es normal que al principio se tiene poca idea, porque poco tiene que ver lo que se estudia con la práctica, que es como se aprende. Al menos , a mi me pasó eso.
Google Facebook Twitter Mas
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.